Fondo Paper
Portada

Países condenan el aumento de la violencia en Haití

9:15 am enero 28, 2023 4 min de lectura
Compartir
112 Visitas

La República Dominicana expresó su preocupación por los actos de violencia ocurridos el jueves en Haití, donde policías atacaron la residencia privada del primer ministro de Haití, Ariel Henry, por la indiferencia de las autoridades frente a la muerte de más de una decena de agentes a manos de grupos armados este mes.

“El Gobierno dominicano sigue con profunda preocupación los actos de violencia ocurridos en el aeropuerto de Puerto Príncipe en el día de ayer y rechaza las maniobras que retrasaron el regreso a su oficina del primer ministro, Ariel Henry”, precisó el Ejecutivo dominicano en un comunicado.



En su nota, el Gobierno dominicano afirmó que seguirá “dando estrecho seguimiento a la situación” en el vecino país y continuará “tomando todas las medidas necesarias para mantener la seguridad y la paz en nuestra frontera y territorio”.

Embajadas cierran sus puertas


Embajadas y consulados presentes en Haití toman medidas ante las manifestaciones violentas en el país tras el asesinato de policías y este viernes cerraron sus puertas y pidieron a sus nacionales limitar los desplazamientos. La embajada de España en Haití permanece cerrada al público ante la situación en Puerto Príncipe, medida que también ha adoptado la legación mexicana, según sus cuentas de Twitter.
“Ante posibles situaciones de violencia en el país, sugerimos evitar los traslados no esenciales, evitar concentraciones de gente y mantener atención a su entorno”, alertó ya en la víspera la representación mexicana.

También la embajada francesa, ante el movimiento de protesta de la Policía Nacional de Haití (PNH) después del asesinato de sus compañeros, sigue instando este viernes a sus ciudadanos a limitar los desplazamientos y recomienda la mayor vigilancia en aquellos que sean “esenciales”.

Además, se suceden las condenas a la violencia y, así, la embajada de Estados Unidos en Haití ha colgado en su página de Twitter un mensaje del subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Bryan A. Nichols.

“Condenamos la violencia de las bandas que han matado a varios agentes de la Policía Nacional en Haití y llamamos a la calma en medio de las manifestaciones en curso. Transmitimos nuestras condolencias a las familias de las personas asesinadas en el ejercicio de sus funciones”, afirma Nichols.

Estados Unidos, asegura, “seguirá imponiendo costes a los responsables de esta odiosa violencia”.


También Canadá, que expresa sus condolencias por estas muertes, subraya que “continúa apoyando las soluciones propuestas por los haitianos para poner fin a la violencia que azota el país”.

Bahamas ordenó la salida de todo su personal diplomático de Haití de forma inmediata o tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan.

El Gobierno haitiano condenó los “graves incidentes” que el jueves afectaron a algunos diplomáticos en Puerto Príncipe.

En una misiva dirigida a las misiones diplomáticas en Haití, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cultos lamenta lo ocurrido y renueva a las embajadas y consulados presentes en el país “su voluntad de continuar trabajando en el restablecimiento de un entorno seguro, estable y tranquilizador, tomando las medidas necesarias”.

La ONU condena ataques a policía

La ONU condenó los ataques de bandas armadas contra la policía en Haití, que esta semana dejaron al menos siete agentes muertos, y urgió a las autoridades del país a perseguir a los responsables.

“Ofrecemos nuestras condolencias a las familias afectadas y a la Policía Nacional de Haití y llamamos a las autoridades a hacer todo lo posible a identificar a los responsables de estos horrendos crímenes y a enjuiciarlos”, dijo a los periodistas el portavoz Stéphane Dujarric.

Con las últimas muertes ascienden ya a más de una decena los policías asesinados en lo que va de año en Haití, que vive una fuerte oleada de violencia a manos de pandillas que dominan zonas de la capital.



En 2022, al menos 55 policías fueron asesinados y numerosos agentes atacaron este jueves la residencia privada del primer ministro, Ariel Henry, por la supuesta indiferencia de las autoridades frente a estas muertes.
Haití vivió ayer una aparente calma este viernes tras los actos violentos del jueves. Las escuelas, sin embargo, decidieron cerrar sus puestas por segundo día consecutivo como medida preventiva.