Fondo Paper
Portada

Ortega prohíbe todas las procesiones de Semana Santa en Nicaragua

5:34 pm febrero 25, 2023 4 min de lectura
Compartir
161 Visitas

La Policía Nacional de Nicaragua prohibió a la Iglesia Católica nicaragüense celebrar las procesiones de viacrucis durante la Cuaresma y la Semana Santa. Así lo informaron este viernes fuentes eclesiásticas.

La orden policial fue adoptada después de que el presidente de Nicaragua y jefe supremo de la Policía Nacional, Daniel Ortega, tildara de “mafia” a sacerdotes, obispos, cardenales y al papa Francisco.

El obispo de la diócesis nicaragüense de León y Chinandega (occidente), Sócrates René Sandigo, dijo a través de un audio que la autoridad policial solo autorizó realizar los viacrucis a lo interno o en el atrio de las parroquias, pero no en las calles.

A muchos les ha dicho la autoridad que el viacrucis solamente se puede hacer interno o en el atrio de la iglesia, a otros todavía no. Por lo tanto, es preferible que todos hagamos mejor los viacrucis a lo interno del templo o en el atrio para que mantengamos esa comunión.Sócrates René Sandigo, obispo de la diócesis nicaragüense de León y Chinandega.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua no se ha pronunciado de forma oficial sobre la prohibición de las procesiones de viacrucis. Pero una fuente eclesiástica de la Arquidiócesis de Managua dijo al diario La Prensa que después de la misa del Miércoles Ceniza, las autoridades policiales comunicaron “que no había permiso por razones de seguridad para hacer los viacrucis”.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, escribió en Twitter que “La dictadura de #Nicaragua ha prohibido los viacrucis en la calle. Lo que no podrán impedir es que el Crucificado revele su victoria en cada acto de solidaridad, en cada lucha en favor de la verdad y la justicia y en cada esfuerzo por defender la dignidad de las personas”.

El exembajador Arturo McFields Yescas, también escribió: “La dictadura de #Nicaragua ha prohibido los viacrucis en la calle. Lo que no podrán impedir es que el Crucificado revele su victoria en cada acto de solidaridad, en cada lucha en favor de la verdad y la justicia y en cada esfuerzo por defender la dignidad de las personas”.

“Son una mafia”, les dijo ortega

Ese día, en un mensaje por el inicio de la Cuaresma, el cardenal nicaragüense, Leopoldo José Brenes Solórzano, pidió «amar al enemigo», después de los ataques de Ortega a la Iglesia Católica.

El mandatario calificó la noche del 21 de febrero de “mafia” a la Iglesia Católica y la acusó de ser antidemocrática por no permitir que los católicos elijan por voto directo al Papa, a los cardenales, a los obispos y a los sacerdotes.

Durante un acto en el que rindió honores al héroe nicaragüense Augusto C. Sandino (1895-1934), Ortega dijo que Jesucristo resucitó en los pueblos y “no por el ejemplo que puedan dar los curas, los obispos, los cardenales y los papas, que son una mafia”.

“Miren los crímenes que han cometido. ¡Cuántos crímenes han cometido y siguen saliendo crímenes todos los días y los están juzgando! Crímenes que cometen por tener regulaciones absurdas”, lanzó Ortega en Managua.

El dirigente sandinista también acusó a los líderes de la Iglesia Católica de cometer “crímenes en el campo financiero” y aseguró que “allí tienen un proceso ahorita en el Vaticano, por cómo han malversado millones, porque han manejado millones ellos siempre”.

Obispo: Ortega es “ateo, corrupto y criminal”

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua y exiliado en EE.UU., Silvio Báez, a quien las autoridades le retiraron la nacionalidad nicaragüense y lo declararon “prófugo de la justicia” tras ser acusado, junto a otros 93 connacionales, de delitos de “traición a la patria”, tildó de “ateo, corrupto y criminal” a Ortega tras sus ataques a la Iglesia Católica.

El pasado 12 de febrero, el papa Francisco lamentó la condena a cárcel del obispo crítico con el Gobierno de Nicaragua, Rolando Álvarez, y animó a los responsables políticos a la “búsqueda sincera” de la paz en ese país.

El obispo Álvarez, muy crítico con el Gobierno de Ortega, fue condenado el pasado 10 de febrero a 26 años y cuatro meses de prisión tras ser declarado culpable por delitos considerados “traición a la patria”, tras negarse a ser desterrado a Estados Unidos.