Fondo Paper
Portada

Obispos citan las consecuencias de un sistema excluyente

11:24 am enero 21, 2023 3 min de lectura
Compartir
160 Visitas

A propósito de la celebración de la Virgen de la Altagracia, los obispos dominicanos exhortaron a propiciar la creación de espacios para la participación equitativa de los bienes económicos en todos los niveles de la sociedad.

Para ello, será necesario abandonar el egoísmo y salir al encuentro del otro. Pasar del individualismo que divide a la comunión que unifica. Este es el mensaje central de la Conferencia del Episcopado Dominicano en su carta pastoral titulada “La sinodalidad, camino de identidad eclesial”.


“Al poner su oído y corazón en el pueblo dominicano”, destaca el documento, los prelados dicen “que pueden escuchar las voces que claman por la solución de tantos males como la corrupción, la pobreza extrema, la falta de oportunidades, la falta de empleos dignos, la proliferación de la economía informal, la deficiencia en servicios de salud, educación, agua, electricidad, transporte y el auge de la delincuencia”.

La raíz de estos males



Explican que estos problemas surgen como consecuencia de diversos factores como un sistema socioeconómico excluyente y la desintegración familiar.

En ese orden, el Episcopado recuerda que todas las personas son necesarias en la construcción de un mundo más justo, humano y solidario, donde cada ser humano aporte desde el lugar donde se encuentre.

“Es el momento de restaurar la ética de la fraternidad y de la solidaridad, donde nadie debería ser descartado con acciones que atenten contra la vida”, expresa la carta.

En ese sentido, los religiosos señalan al individualismo como la raíz de muchos males de la sociedad que destruyen la vida, al mismo tiempo identifican a la ambición desmedida de riquezas como la fuente que conduce a la explotación desproporcionada de los recursos naturales.

Igualdad y participación


Los obispos apuestan al Plan Nacional Pastoral como un instrumento de la “Iglesia en salida” que busca responder al desafío de promover “una evangelización nueva, misionera y planificada”.

La misma que, partiendo de la realidad, congrega a múltiples agentes de pastoral y movimientos apostólicos entorno a unos propósitos comunes, “dando como resultado una iglesia que vive e intenta vivir la comunión y la participación”.

La CED invita a crear espacios de participación

En el documento oficial, la CED manifiesta que una iglesia sinodal asume los desafíos de cada persona y de cada época, así como los gozos, esperanzas, tristezas y angustias de los “hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren”, promoviendo la honestidad, el diálogo, el amor, el respeto, la confianza, la justicia, la paz y el cuidado de la casa común.

La sinodalidad “consiste en recrear y dinamizar nuevos espacios que propicien el encuentro de comunión y participación entre todos” los actores de la sociedad, entre ellos, la familia, parroquia y la vida consagrada.

Fondo Paper

No es para chismear.🗞️
Es para informar

Suscríbete al Chisme