Si hay una cosa que el documental “The Last Dance” ha demostrado, es que Michael Jordan era casi imposible de defender. Pero era casi tan imposible intentar anotar cuando Jordan te defendía.

“Es el mejor defensor superestrella en la historia del juego”, dice el entrenador de los Clippers, Glenn “Doc” Rivers. Como jugador, Rivers a menudo experimentó la desgracia de tratar de subir la pelota en cancha con Jordan defendiéndolo.

Por lo general, “imponer su voluntad” se refería a las clavadas de Jordan que desafían la gravedad. Pero también se aplica a las innumerables veces que anticipó pases, bloqueó tiros de pies de jugadores de 7 pies o simplemente se metió tan cerca en el entorno de los tiradores perimetrales que literalmente podían oler su sudor.

Para ampliar esta noticia: Click aqui

About Author

Diario del País

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *