El Día de las Madres se festeja este domingo en cuarentena por la covid-19 que ha causado en el país 498 muertes y 16 mil 908 contagiados y que impide colmar de abrazos y besos al ser que provee vida. Esta pandemia inédita nunca será valladar capaz de represar el inmenso caudal de amor que el buen hijo dispensa a su progenitora.

Ningún ser vivo alberga recuerdos de otra calamidad sanitaria como la causada por el coronavirus que obligó a casi toda la humanidad al confinamiento, pero también al distanciamiento, al punto de que ningún ser vivo podría prodigar afecto presencial sin riesgo de que se expanda la enfermedad.

En ese cuadro catastrófico se yergue la figura maternal de la madre, fuente inagotable de paz, ternura, alegría, optimismo, esperanza y valor, armas indispensables para afrontar y vencer a un padecimiento individual y colectivo asociado con la angustia del distanciamiento y con la misma muerte.

El previsto infierno del confinamiento se convierte en plataforma celestial con la divina presencia de esa mujer capaz de transformar espacios lúgubres en jardines celestiales donde se respire amor, comprensión y compasión, porque el regazo de una madre obra como la más efectiva vacuna contra cualquier pandemia.

Para ampliar esta noticia: Click aquí

About Author

Diario del País

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *