Cumplir la ley frente al desafío migratorio haitiano

Durante las últimas semanas hemos leído y escuchado declaraciones de las Naciones Unidas, por parte de voces con algún nivel de autoridad, así también como del gobierno de Estados Unidos sobre el accionar de República Dominicana en materia de migración y la situación de Haití.

Desde que el presidente Luis Abinader asumió la presidencia, la justicia y el imperio de la ley son, quizás, las causas más importantes que ha impulsado, entendiendo que esto es lo que lleva al desarrollo de los países, su institucionalidad, ya la protección de la libertad individual. Nuestro presidente ha permitido, sin excepción y como nunca antes, que la justicia actúe de manera independiente haciendo cumplir la ley.

República Dominicana y Haití compartimos una frontera entrelazada comercialmente. Por orden del Ejecutivo, se priorizó y enfatizó el marco normativo para promover una estrecha relación entre ambos países, el cual es además nuestro segundo destino de exportaciones y al que abastecemos de casi todos los productos: desde combustibles hasta alimentos de la canasta básica, incluyendo el período de crisis durante la pandemia del Covid-19.

Y así es justamente como se ha asumido el desafío migratorio con Haití, haciendo cumplir la ley, como lógicamente lo hacen la mayoría de los países del mundo que tienen frontera con otras naciones de las cuales reciben inmigrantes.

About Author

Jhonny Robles